Deutsche Bank ha tenido durante mucho tiempo una política BYOD (bring your own device, o dicho en castellano: trae tu propio dispositivo) para los empleados, que les permitió intercambiar los teléfonos BlackBerry de la empresa y reemplazarlos con su propio modelo personal de iPhone. Ahora, el decimoquinto banco más grande del mundo (clasificado por sus activos) abandona oficialmente el uso uso de teléfonos inteligentes BlackBerry y los substituye con el elegante e icónico teléfono de Apple. Deutsche Bank había seguido apoyando oficialmente BlackBerry más tiempo que la mayoría de sus rivales, algo que no convencía a los clientes de la entidad financiera y que lo hacía parecer “algo desfasado” frente a sus rivales.

Curiosamente, el propio banco lanzó varias encuestas cuando el iPhone y el sistema operativo iOS eran todavía jóvenes. En 2009, sólo dos millones de unidades de iPhone se utilizaban en el mercado empresarial, representando sólo el 7% de los teléfonos inteligentes utilizados en el mundo corporativo. Dos años más tarde, el banco encontró en un estudio interno que el cambio del teclado físico en el BlackBerry al QWERTY virtual en el iPhone era una “experiencia abrumadoramente positiva”, según las encuestas.

Para el 2013, el resto del mundo empresarial aprendió lo que el Deutsche Bank había descubierto, a saber, que el iPhone era en realidad una herramienta de productividad para la empresa. Ese año, el iPhone representó el 72% de todos los teléfonos usados ​​por las compañías que tenían su flota móvil supervisada por Good Technology, compañía propietaria de BlackBerry. El iPad representó el 90% de las tabletas utilizadas a nivel empresarial. Y el 95% de las aplicaciones empresariales se estaban desarrollando para iOS.

Irónicamente, este cambio en la política se produce justo como BlackBerry Mobile, bajo licencia de BlackBerry, ha producido su teléfono más atractivo hasta la fecha, el BlackBerry KEYONE. Este último, que funciona en una plataforma segura de Android, tiene algunas características no presentes en el iPhone. Uno es el teclado QWERTY físico, tal vez el mejor que jamás se haya incorporado en un teléfono móvil. En segundo lugar, el KEYONE tiene una duración de batería excepcional. Y la nueva y elegante edición negra de KEYONE viene con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento nativo.

Si trabajas para una empresa que te ha prometido un iPhone con licencia de empresa, no esperes recibir el nuevo modelo de última generación en su versión más poderosa y con un precio cercano a los 1.000€. Estamos bastante seguros de que las nuevas características que se encuentran en el dispositivo del décimo aniversario no se ponderan hacia el uso empresarial, al menos de momento.

Fuente: Bloomberg