Ayer día 12 de septiembre, Apple anunció oficialmente su línea de productos para teléfonos inteligentes 2017: el iPhone 8, el iPhone 8 Plus y el iPhone X (10). Mientras que el 8 y 8 Plus son pequeñas versiones revisadas de los modelos 7 y 7 Plus (que realmente deberían haber sido llamados el 7S y 7S Plus, con lo que si has adquirido uno de estos modelos hace poco, ni te molestes en valorar cambiarlos a la versión 8), es el iPhone X el que obtuvo toda la atención de los consumidores, y por muy buenas razones.

Algo que destaca notablemente sobre sus predecesores, y que queda patente a primera vista, es el gran cambio de diseño impuesto por Apple para este modelo. Atrás quedó el botón de inicio, reemplazado por una pantalla completa que llega a todas las 4 esquinas del dispositivo. Por supuesto, las comparaciones con Android son inevitables, casi todas las nuevas características de hardware presentadas en el iPhone X se introdujeron por primera vez en Android. Todo, desde (sobre todo) las pantallas sin bisel, el reconocimiento facial, la carga inalámbrica, Tap-to-Pay, etc., han estado en dispositivos Android en un momento u otro. Realmente podríamos seguir y seguir enumerando funcionalidades ya conocidas…

Pero no siempre es quien hace algo primero el que se lleva el mérito, a menudo el tiempo decide quién lo ha hecho mejor para otorgarle dicho reconocimiento. Con el Galaxy Note 8 siendo uno de los últimos dispositivos Android en el candelero, y siendo uno de los dispositivos equipado con el mayor número de características hardware de alto nivel, tiene una gran responsabilidad competitiva a sus espaldas. Y es este sentido, no creo que Samsung tenga demasiado por lo que preocuparse, ya que no parece que exista en el mercado un rival al mismo nivel que el Note 8. Hoy vamos a dedicarnos a analizar todas las razones por las que consideramos que el recientemente anunciado iPhone X, todavía no puede competir con el Samsung Galaxy Note 8.

¿Dónde está el botón de inicio virtual en la pantalla?

Con el iPhone X, todos sabemos que Apple asumió la polémica decisión de eliminar el botón de inicio a favor de una gran pantalla de esquina a esquina. Mientras que el botón de inicio se ha sustituido por un gesto de deslizamiento hacia arriba, no es muy intuitivo, y hace que el X se comporte de manera diferente de todos los demás iPhone, incluido el recientemente anunciado 8 y 8 Plus. Samsung tiene una solución mucho mejor.

En el Galaxy S8 / Note 8 simplemente debemos realizar una presión enérgica en el lugar donde debería encontrarse el botón de inicio, incluso si no es visible dentro de aplicaciones de pantalla completa, como los juegos. Es simple, fácil e intuitivo. Sólo nos cabe preguntar ¿por qué Apple no ha querido entender esto?, o ¿no le apetecía copiar las ideas de otros?

¿Dónde está el conector del auricular?

Apple fue uno de los primeros fabricantes de teléfonos inteligentes lo suficientemente arriesgado como para acabar con la toma de auriculares, conociendo bien que iba a provocar un gran número de críticas, incluso entre los leales de la marca. Mientras que muchos fabricantes de Android también han estado siguiendo el ejemplo, Samsung es uno de los pocos lo suficientemente valiente como para incluirlo en sus últimos buques insignia.

Tanto el Galaxy S8 como el Galaxy Note 8 incluyen toma de auriculares y mientras que la calidad no es necesariamente la mejor, la utilidad agregada es sin duda apreciada y muy bienvenida por sus incondicionales.

Pantalla más brillante y de mayor resolución

Después de todos estos años, Apple finalmente se ha unido al carro OLED, equipando el iPhone X con un panel de alta resolución de 5,8 pulgadas de 2436 × 1125 en lugar de un LCD tradicional. Los paneles de visualización AMOLED de Samsung funcionan en Android desde hace años, y cuando se trata del Galaxy Note 8, es el mejor en el mercado con mucha diferencia.

Dos áreas donde el Note 8 es muy superior a su rival, son la resolución, 2960 × 1440 (521 ppi) contra 2436 × 1125 del iPhone X (458 ppi), y el brillo. La pantalla del Galaxy Note 8 alcanza una asombrosa cantidad de 1,200 nits, mientras que el iPhone X sólo alcanza una escasa de 625 nits. Eso significa que cuando se trata de ver al aire libre, el Galaxy Note 8 sigue siendo rey indiscutible.

Sensor de huellas digitales, reconocimiento facial o escaneo de iris

El reconocimiento facial ha existido en Android desde hace algún tiempo. No es nada nuevo, pero la combinación del iPhone X de sensores avanzados y potencia de procesamiento prometen hacerlo tan fácil como desbloquear el dispositivo a través de su huella digital. Al menos en teoría. Cualquiera que haya seguido la transmisión en vivo del evento de Apple, pudo comprobar horrorizado como falló el reconocimiento facial en múltiples ocasiones. Incluso cuando funciona, a veces utilizar el sensor de huellas digitales es más conveniente. ¿Cuál es el problema con el iPhone X?, o utilizas el reconocimiento facial o nada.

El Galaxy Note 8, sin embargo, ofrece mucha más flexibilidad. No sólo puede desbloquear el teléfono con la cara, también podemos utilizar una opción de escaneo de iris más segura, junto con un sensor de huellas dactilares probado y verdadero situado en la parte posterior. No es el mejor sensor de huellas dactilares del mercado, pero se hace el trabajo a la perfección, y eso es todo lo que cuenta.

Amplíe su almacenamiento usando una tarjeta micro SD

Hace algún tiempo parecía que las ranuras para tarjetas micro SD estaban en peligro de extinción en los dispositivos Android, algo que sinceramente no llegamos a entender, el hecho de bloquear la posibilidad de ampliación de almacenamiento nos parece una limitación más que una evolución. Recientemente hemos visto una especie de resurgimiento de esta característica, en la que los fabricantes de teléfonos inteligentes no sólo proporcionan un amplio almacenamiento interno, sino que también añaden soporte para tarjetas micro SD.

El Galaxy Note 8 no sólo viene con 64 GB de almacenamiento interno, Samsung hace un favor a los usuarios, incluyendo una ranura para tarjetas micro SD, en caso de ser necesaria para ampliar el almacenamiento del dispositivo. Nos parece un empobrecimiento para cualquier dispositivo móvil el hecho de no contar con dicha característica de ampliación, y los dispositivos de Apple siempre han sido así, y el nuevo X no va a ser menos.

El doble de memoria para mejorar la multitarea

No puedo enfatizar suficientemente cómo la RAM es absolutamente indispensable para la experiencia del usuario en nuestros dispositivos móviles. Lo único que marca la diferencia entre cargar muchas aplicaciones con cierta velocidad o a velocidad de tortuga, es la memoria RAM, exactamente igual que sucede en los equipos de escritorio. El Galaxy Note 8 cuenta con la enorme cantidad de 6 GB de RAM, la mayor cantidad de memoria en un dispositivo Galaxy hasta la fecha. La RAM extra acelera el rendimiento del teléfono considerablemente y es notablemente mejor que los 4 GB que se encuentran en el Galaxy S8 / S8 Plus.

El iPhone X, por otro lado, tan sólo cuenta con 3 GB de RAM (igual que el año pasado el modelo 7 / 7 Plus). Un extendido argumento en pro de esta menor cantidad, afirma que la gestión de memoria que hace iOS es mucho mejor que su competidor Android, pero no nos engañemos, la realidad es que la diferencia de memoria se nota, y mucho. Los usuarios del Galaxy Note 8 raramente notarán ralentización en la multitarea.

Hora y notificaciones siempre en pantalla

La pantalla Always On de Samsung es una de las características más útiles que los teléfonos inteligentes pueden implementar. Ser capaz de ver la hora, tus notificaciones, el calendario, incluso una imagen de un ser querido, todo completamente en modo manos libres, nos parece una característica realmente imprescindible.

Por desgracia, incluso con el ahorro de batería inherente en los paneles OLED, Apple no pensó incluir esta función en el iPhone X. Esto significa que los usuarios del iPhone X tendrán que seguir realizando alguna acción física para tener acceso es esta información, o acercar sus caras para ser reconocidos… o no.

Pantalla 18:9 sin obstáculos en el camino

Una de las características más destacables del nuevo iPhone X es esa pantalla grande, hermosa, casi sin bisel. Apple hizo un gran trabajo estirando la pantalla a cada una de las cuatro esquinas del teléfono, dejando tan solo una gran barra negra en la parte superior, donde están ubicados todos los nuevos sensores Face ID, algo que arruina toda esa maravillosa estética.

El Galaxy Note 8, sin embargo, cuenta con una gran pantalla 18.5:9, pero no hay nada que se interponga entre esa magnífica pantalla y el usuario. Claro, se podría argumentar que el Note 8 tiene un poco más bisel que el iPhone X, pero podría ser una compensación que vale la pena para la mayoría de la gente. Especialmente al ver el contenido 18:9 en el teléfono.

Audio dual para conectar varios dispositivos Bluetooth

Uno de los trucos más interesantes que se encuentran en el Galaxy S8 y Galaxy Note 8 es la nueva función Dual Audio de Samsung. Esto le permite conectar su Smartphone a dos dispositivos Bluetooth simultáneamente.

Si tú y tu pareja queréis ver Netflix cada uno con sus propios auriculares inalámbricos, o si queréis transmitir a un altavoz y auriculares (o cualquier combinación de los dos), es una buena característica, la usemos a menudo o no. En el iPhone X no existe tal funcionalidad.

El S Pen es sencillamente magnífico

Probablemente la característica más destacada del Galaxy Note 8 es el S Pen. Es literalmente lo que diferncia el dispositivo del S8 y el S8 Plus y proporciona a los usuarios funcionalidades adicionales. Todo, desde anotar notas rápidas, dibujar o ejecutar accesos directos, todo es posible utilizando el S Pen.

Es mucho más que un simple stylus capacitivo (tonto) que usas en cualquier otro dispositivo, y es una de las razones por las que la línea de notas es tan querida entre los fans de la marca. En el iPhone X no podemos encontrar esta característica, a pesar de costar más de 1.000€, precio más que suficiente para incorporar alguna funcionalidad relevante, más que una cámara de reconocimiento facial que “funciona a veces”

¿Hablamos del modo escritorio?

Sólo tienes que utilizar el Samsung DeX, el dock de escritorio de Samsung, para conectar tu ratón, tu teclado y tu monitor al nuevo Galaxy Note 8 y convertirlo en una estación de trabajo de escritorio, en el que gracias a su potente procesador y sus 6 GB de RAM, podrás ejecutar todo tipo de aplicaciones sin la menor dificultad.

El Samsung DeX cuenta con un conector HDMI, un conector Ethernet, USB 2 y USB Type C, todo lo que necesitas para convertir tu dispositivo móvil en un ordenador de oficina.

Este artículo no pretende menospreciar los magníficos productos de Apple, marca de la que, hasta el momento, soy fan y usuario incondicional, pero si pretendo recalcar el hecho de que la presentación de un dispositivo tan ambicioso como el iPhone X, requería algo más que lo diferenciara radicalmente de sus competidores, llevando a este nuevo modelo de Apple a otro nivel, algo que desgraciadamente no ha sucedido. Y por supuesto, dejar muy claro que el nuevo modelo de Samsung, el Galaxy Note 8, es sencillamente magnífico, insuperable en la mayoría de los aspectos.