Hace bastante tiempo que el formato físico de los teléfonos inteligentes parece haberse estancado en un estándar que casi todas las marcas han adoptado, con mayores o menores modificaciones estéticas, de peso y tamaño, pero generalmente similares en su estructura morfológica:  lo más estrechos posible, lo más planos posible, la pantalla más grande posible, pocos botones físicos más allá de los habituales de volumen y encendido y apagado. Parecía que habíamos dicho adiós definitivamente a los teclados físicos, y mucho más a los teléfonos plegables o de tapa, pero parece que algunas marcas siguen insistiendo en este tipo de modelos.

En esta ocasión se trata de Samsung, con su renovado modelo Galaxy Folder 2. Se trata de una versión renovada del antiguo Folder, con una estética muy cuidada, bastante delgado para el segmento en el que se enmarca, y un diseño realmente elegante. Este nuevo Smartphone incorpora Android Nougat, con una pantalla de 3,8 pulgadas (algo pequeña para lo que estamos acostumbrados actualmente) en la parte superior, y toda la parte inferior reservada para el teclado físico y los botones de llamada.

El Galaxy Folder 2 cuenta con 2GB de RAM y tiene versiones de almacenamiento interno que llegará hasta los 256GB, algo excesivo para un dispositivo que no está optimizado para reproducir archivos multimedia. Parece que el dispositivo contará con un procesador de 4 núcleos a 1,4GHz. Podremos contar con dos modelos distintos en cuanto a conectividad, uno que ofrecerá datos 3G y otro que contará con 4G o LTE, pero ambos compartirán la batería interna a 1.950 mAh, que parecen suficientes para un día de autonomía como mínimo, sobre todo porque la pantalla consumirá poca energía.

El teléfono se ha presentado oficialmente en Corea del Sur, donde este tipo de dispositivos con tapa tiene una fuerte demanda, pero también estará disponible en otros territorios como Estados Unidos. No parece muy claro que se vaya a distribuir en Europa, y en su país de origen, Corea del Sur, saldrá la venta a partir de 297.000 wons, lo que al cambio son unos 240 euros aproximadamente.