Gracias a la última actualización de Instagram, ahora podrás ocultar tus selfies “menos atractivos” sin tener que eliminarlos definitivamente. La red social para compartir fotografías lanzó recientemente una nueva actualización de su aplicación para móviles, en la cual implementaba una nueva funcionalidad de “Archivo” para todos los usuarios, después de haberla probado durante todo un mes en usuarios aleatorios.

Para archivar una publicación que ya hayas compartido, debes pulsar el menú “…” en la parte superior de la publicación y selecciona “Archivar”. Aún tendrás la opción de recuperarla mediante el icono de Archivo en la esquina superior derecha de tu perfil, pulsándolo podrás ver todas las imágenes almacenadas, y mediante el menú “…” correspondiente de cada una de ellas podrás recuperarlas mediante la opción “Mostrar en el perfil”.

Puede despistar un poco la integración de esta nueva funcionalidad, ¿por qué archivar una fotografía que ya no me gusta si puedo eliminarla?, para mí es una especie de “papelera de borradores” que nos permite almacenar en un lugar solo visible para nosotros mismos aquellas fotografías de las que no estamos demasiado convencidos, posibilitando la recuperación de la misma si nos arrepentimos o cambiamos de idea. Por cierto, no hay que preocuparse por los “me gusta” y “comentarios”, ya que al recuperarla seguirá manteniendo los que tenía cuando la archivamos.

Lo cierto es que puede ser una forma muy interesante de mantener un archivo de fotografías, que podemos activar en un solo clic. Nos lo podemos tomar como algo parecido a las publicaciones diferidas de WordPress, el fin de semana podemos dedicarlo a preparar las imágenes que iremos publicando durante el resto de la semana. Ya sólo nos faltaría que Instagram implementase un modo de publicación diferida, aunque para ya esto existen otras herramientas como Schedugram, OnlyPult, Later o Hootsuite.