Si te gustan los teléfonos móviles pequeños, lamento decirte que lo tienes complicado, el mercado de los teléfonos inteligentes está cada vez más centrado en dispositivos de gran tamaño. Los fabricantes rara vez se molestan en fabricar dispositivos que se puede utilizar fácilmente con una sola mano, y los que sí existen son en su mayoría teléfonos de bajo presupuesto con diseños y especificaciones de nivel medio-bajo. Afortunadamente, Samsung podría estar preparando un dispositivo de pequeñas dimensiones, pero con altas prestaciones.

Un rumor que viene del a página web china ITHome, sugiere que Samsung podría estar trabajando en un S8 Mini. El teléfono toma prestados los diminutos biseles de los otros modelos S8, pero utiliza un marco aún más pequeño; El dispositivo podría contar con una pantalla de 5,3 pulgadas en el cuerpo de un dispositivo de 4,7 pulgadas.

Según los rumores, parece que podría contar con un procesador de especificaciones algo inferiores a sus hermanos mayores S8 y S8+, es decir, un Snapdragon 821 y 32 GB de almacenamiento. Dicho esto, todavía mantendría los mismos 4 GB de RAM, la misma cámara de 12MP y el mismo reconocimiento de iris. Es posible que las especificaciones en cuanto a resolución sean algo más bajas, aunque en un dispositivo con un menor tamaño de pantalla, las discrepancias serán prácticamente inapreciables. En cualquier caso, el magnífico LG G6 funciona a las mil maravillas con un Snapdragon 821.

También es interesante mirar hacia atrás sobre cómo los estándares de tamaño de teléfonos inteligentes han evolucionado a lo largo de los años. El Samsung Galaxy Note original tenía una pantalla de 5,3 pulgadas, y ese fue el primer dispositivo que se consideró unánimemente un phablet. Ahora una pantalla de 5,3 pulgadas se considera dentro de los márgenes de los normal, y tal vez incluso tirando a pequeño. Hay que agradecer a los fabricantes de dispositivos móviles que los marcos sean cada vez más pequeños, permitiendo pantallas de mayor resolución en carcasas más pequeñas.

Veremos si todo esto son sólo rumores, o verdaderamente Samsung está preparando un hermano pequeño a la ya exitosa saga de los S8.