Te acabas de gastar 120.000 euros en una pantalla de TV HDR de 120  pulgadas y crees que tienes la televisión más grande del mundo, pues siento decirte que estás equivocado. Samsung acaba de presentar una pantalla de cine LED que de 10,3 metros (33,8 pies o 406 pulgadas). Funciona con una resolución total 4K de 4,096 x 2,160, cuenta con HDR y alcanza un máximo de 146 fL de brillo, diez veces mayor que el ofrecido por las tecnologías de proyectores estándar, según comentó Samsung en un comunicado de prensa.

Este equipo fue presentado por primera vez en marzo de este año, ofrece una presentación sin distorsión con negros profundos, blancos precisos y colores brillantes con una relación de contraste casi infinita, según Samsung. Si bien no lo dijo, el brillo extra podría mejorar películas 3D, que normalmente se ven oscuras con los sistemas de proyección debido a los cristales polarizados necesarios.

Para complementar la calidad de imagen, Samsung trabajó con su división JBL by Harman en tecnología de sonido. Ese sistema cuenta con altavoces en la pantalla, tecnología de procesamiento de audio patentada y sonido envolvente esculpido de JBL para proporcionar un audio más dramático y fiel.

Samsung Electronics presentó el modelo en el cine Lotte en Corea, afirmando que es la primera pantalla de LED de cine comercial que haya sido instalada. La media de pantallas de cine instaladas en salas comerciales es de alrededor de 50 pies, pero la pantalla de cine que presenta Samsung es de 33,8 pies, lo que sería un tamaño más que aceptable en salas de multicine pequeñas.

Samsung dice que se adapta a una gama más amplia de situaciones de iluminación oscura y ambiental, haciendo que funcione bien para eventos corporativos, deportes y competiciones de juego. Para las películas, ciertamente ofrecería una experiencia muy diferente a la de un proyector y podría estar demasiado cerca para ver la televisión en público para algunos cinéfilos.

Samsung es, obviamente, una de las pocas empresas del mundo, tal vez junto con LG, que están preparadas tecnológicamente para crear una pantalla LED gigante. Ha sido certificada por el Digital Cinema Initiatives (DCI), lo que significa que puede mostrar películas en los cines con la exactitud del espectro de color inalterado. En cuanto al precio, a menos que tengas un yate de 80 pies estacionado en el puerto y un Ferrari LaFerrari Aperta aparcado en el garaje, probablemente es mejor no preguntar.