Competir por un pequeño trozo de tarta en el abarrotado mundo de los navegadores web, parece una tarea difícil, sobre todo teniendo en cuenta los afamados y prestigiosos contendientes, liderados por el navegador Google Chrome, seguido de Mozilla Firefox, Apple Safari, Microsoft Edge, Opera y muchos, muchos más.

Lo más probable es que hayas oído hablar de muchos de ellos, y quizás los has probado todos. Ahora, sin embargo, hay un nuevo navegador en la escena, tratando de abrirse camino a través de la multitud para entrar en el selecto grupo de los mejores navegadores web. Se llama Vivaldi, y sus raíces son de Opera, el destartalado caballero del mundo de la navegación web que, si preguntamos a los expertos en el mundo de la navegación web, todos dirán lo mismo: “perdió los papeles”. El navegador web de Vivaldi nació para calmar a los nativos de Opera descontentos, y lo cierto es que consigue mucho más que eso.

¿Qué es exactamente Vivaldi?

El navegador Opera se basaba en Presto, un navegador propietario y un motor de diseño desarrollado por Opera Software. Sin embargo, en febrero de 2013, la compañía decidió subirse al carro de Chromium y volver a escribir completamente su navegador desde cero para usar un motor llamado “Blink“, presentado al proyecto Chromium en abril de 2013.

Lanzado como Opera 15 en mayo de 2013, la revisión molestó a muchos usuarios, ya que se abandonaron un buen número de características que lo hacían diferente a ojos de sus partidarios. Para entonces, el cofundador de Opera Software y ex CEO Jon Stephenson von Tetzchner ya había dejado la compañía, y se trasladó a Vivaldi Technologies a finales de 2013. Se estableció para comenzar donde terminó Opera 14, proporcionando características que los usuarios demandaban en un navegador completamente nuevo.

Tetzchner y su equipo, inspirados por el compositor y violinista barroco Antonio Lucio Vivaldi, crearon a Vivaldi en el motor de navegación Chromium de código abierto, que impulsa a Google Chrome, Chrome OS, Opera y otros navegadores similares, a excepción de Apple, Mozilla y Microsoft.

Eso significa que utiliza el motor de diseño Blink para “componer” las páginas web en la ventana del navegador, al igual que la última versión de Opera. Sin embargo, a diferencia de Opera, Vivaldi fue construido para soportar una amplia gama de características que hoy en día los navegadores optimizados han abandonado.

Un navegador para usuarios avanzados

Google Chrome es a menudo preferido por las personas que se consideran usuarios avanzados, pero la mayoría de lo que lo hace potente no forma parte del navegador. No hay ninguna opción predeterminada para que la interfaz sea tuya, excepto para instalar temas que se pueden descargar a través de Chrome Store. No hay manera de tomar de forma nativa las notas del navegador, no tiene órdenes nativas del ratón basadas en gestos, no hay ninguna vista nativa del lector, y así sucesivamente. Los usuarios avanzados obtienen características a través de extensiones, que hacen el trabajo, pero pueden retrasar y desordenar el navegador a medida que se acumulan, además de representar un riesgo para la seguridad.

Vivaldi ofrece estas características sin necesidad de utilizar extensiones de forma predeterminada. Su objetivo es aprovechar al máximo su uso de Internet proporcionando herramientas para hacer la experiencia más fácil, más manejable e inteligente. Todo esto tiene un precio, una ligera reducción en el tamaño de la ventana principal del navegador. Si haces algo más que utilizar el navegador para comprar las entradas del cine, podrás renunciar sin el menor problema a esta merma de espacio extra.

El diseño por defecto de Vivaldi incluye un estrecho panel alojado a la izquierda, proporcionando cuatro herramientas específicas: Marcadores, Descargas, Notas e Historial, que puedes ocultar si no los utilizas. A lo largo de la parte inferior se encuentra la delgada barra de estado para tomar capturas de página, mostrar las páginas en mosaico, administrar imágenes, realizar acciones sobre la página (como bloquear contenidos, depurar CSS, etc.) y ajustar el zoom.

Dicho esto, Vivaldi es visualmente limpio a pesar de su panel visible y la barra de estado. Ahí es donde el nombre de Vivaldi realmente toma sentido, por el hecho de convertirte en el compositor del interfaz, ya que muchos elementos se pueden volver a organizar en la ventana “Configuración”, como colocar todas las pestañas en una torre vertical y mover la barra de direcciones a la parte inferior.

Su composición no se detiene allí. Con Vivaldi, puedes “componer” tus propios temas. Esto incluye cambiar los colores del fondo, primer plano, realces y acentos. También puedes utilizar el tema “adaptable”, que cambiará los colores del navegador para que coincidan con el sitio web actual. En cierto sentido, Vivaldi puede convertirse en su propia obra maestra visual. De ahí su nombre.

El panel Configuración muestra su profundidad real

Fuera de la composición visual, la ventana de “Configuración” de Vivaldi profundiza en la caja de herramientas del usuario avanzado. Encontrarás una herramienta para personalizar los métodos abreviados de teclado que abarcan los comandos de la ventana, la vista, la pestaña y la página. También encontrarás una herramienta para componer los gestos del ratón que definas en función de los comandos establecidos. Por ejemplo, puedes asignar un movimiento específico para abrir una nueva pestaña, recargar una página o rebobinar el historial. De forma predeterminada, los gestos sólo se ejecutan si pulsas el botón derecho del ratón durante el proceso. El uso de la tecla ALT como alternativa es ideal cuando se utiliza el trackpad de un ordenador portátil.

El pesado aspecto de “usuario avanzado” de Vivaldi no está solo bloqueado en la ventana “Configuración”. Pulsa la tecla F2 y podrás escribir cualquier cosa en el campo de texto “Comando rápido” para realizar una búsqueda utilizando el motor de búsqueda predeterminado del navegador. Esta ventana también proporciona una larga lista de comandos que se pueden ejecutar en el campo de texto, como acceder al Administrador de tareas integrado del navegador, importar marcadores desde otro navegador instalado y mucho más.

Otra característica notable del usuario se encuentra en la sección Historial de la página de inicio del navegador. No sólo verás todos los lugares que has visitado a través de enlaces, sino tres gráficos que muestran tus hábitos de navegación. Muestran tus vistas de página, porcentajes de transición de página y una lista de los principales dominios visitados de una manera fácil de leer.

Es ideal para estudiantes, trabajadores de oficina y diseñadores

Uno de los extras más exclusivos de Vivaldi es la característica de Notas, que se encuentra en el Panel. Vivaldi te permite escribir notas dentro de una pequeña ventana incrustada en el panel expandido mientras navegas por Internet. Estas notas pueden incluir archivos adjuntos almacenados localmente en tu PC, capturas de pantalla completas, enlaces y una captura específica de un área seleccionada.

Otra herramienta ingeniosa y que ahorra tiempo es la función Panel Web de Vivaldi. Los paneles web no son exactamente marcadores, sino que están destinados a sitios web que sirven como herramientas, como Wikipedia, diccionarios en línea, feeds RSS y otras cosas. Los paneles Web se abren dentro del panel y no incluyen barras de direcciones.

Por último, debemos destacar las características de apilamiento y mosaico de las pestañas de Vivaldi. Abarcamos siete fichas en nuestra pila, y accedimos a cada una colocando el cursor sobre la pestaña principal de la pila, que representaba una vista en miniatura de todas las ventanas apiladas. Esto es bueno para agrupar varias páginas juntas bajo una sola pestaña, en lugar de tener ocho o más pestañas enlazadas a lo largo de la parte superior.

Mientras tanto, la característica del embaldosado esencialmente rellena hasta cuatro sitios web en una sola ventana. El botón de mosaico de páginas reside en la barra de estado, que proporciona opciones para mosaico vertical, mosaico horizontalmente o mosaico a cuadrícula. En este caso, sólo puede ver hasta cuatro páginas simultáneamente en vez de cambiar entre pestañas, o desenterrar una pestaña en una pila.

Deberías dar una oportunidad a Vivaldi

Se podrían desglosar infinidad de características que convierten a Vivaldi en un excelente navegador web, probablemente de los mejores del mercado, pero hemos esbozado lo básico. Vivaldi es la caja de herramientas completa de un internauta, llena de gadgets que probablemente ni siquiera sabías que necesitabas. Es un navegador en el que puedes moverte y hacerlo propio con infinidad de opciones de personalización.

Dale una oportunidad a Vivaldi. Es completamente gratuito, por lo que el único gasto es el tiempo que pasarás comprobando todo lo que te hemos contado, y mucho más.